3 verdades y una mentira o la verdad camuflada de las redes

¿Verdad o mentira? La red está llena de falsedades y medias verdades, de mentiras disfrazadas de realidad. Por filtro o por omisión. Así que repite conmigo “las comparaciones son odiosas: ni tan Félix ni tan joven ni tan delgada… o sí, o no, o el filtro no da la felicidad y lo que se ve … More 3 verdades y una mentira o la verdad camuflada de las redes

La FELICIDAD grandilocuente no existe. Es la serenidad, y esos pequeños momentos.

La FELICIDAD grandilocuente no existe. No tal como nos la han vendido. Como una búsqueda infinita que solo depende de nuestras gestas y que es una meta imprescindible a alcanzar para decir que has sido exitoso en esta vida. No como esa felicidad que una vez alcanzada es perenne y nunca más sé escapa. Como … More La FELICIDAD grandilocuente no existe. Es la serenidad, y esos pequeños momentos.

28 días para ser feliz. Día 24: mi secreto para conseguir disfrutar de la felicidad de lo simple y otras confesiones

🗝 Secreto de la FELICIDAD 24/28 🗝Simple… (Aunque no tanto).Toca. Le. Me. TE.Mira.Te.Me.Le.Baila. Mima. QUIERE.Todo.Siempre. 🗝 Mi secreto mejor guardado 🗝 Te mentiría si te dijera que no tengo secretos. No deben ser muy interesantes, la verdad, porque no me acuerdo de ninguno en concreto que sea inconfesable. O es que tengo una memoria con … More 28 días para ser feliz. Día 24: mi secreto para conseguir disfrutar de la felicidad de lo simple y otras confesiones

28 días para ser feliz. Día 2: come para tu ánimo (y baila con trenzas y a lo loco).

💫 Pequeñas cosas que me hacen feliz💫 2 – El queso. De todo tipo. Sí, huele mal, y cuánto peor huele, mejor. Pero, qué bueno, qué delicia. Lo disfruto en anticipación desde que voy a buscar el queso hasta que lo corto y me lo como poquito a poco. Vale, sí, hace años que no … More 28 días para ser feliz. Día 2: come para tu ánimo (y baila con trenzas y a lo loco).

Carta a mi síndrome de la impostora: cuento del elfo, el calcetín rojo y su troll

Uy, el síndrome de la impostora. Que me vas a contar…
Un cuento para niños. Pero escucha atentamente porque es para niños interiores. Los que perdieron sus calcetines rojos lleno de ilusiones en un mar de lavadoras y quehaceres.

¿Y tú, qué quieres ser de mayor? … More Carta a mi síndrome de la impostora: cuento del elfo, el calcetín rojo y su troll

Lo importante fue ESTAR. O las lecciones de abuelas que deberían ser infinitas.

Tengo fotos en el carrete del móvil que me acompañan aunque cambie de modelo. Las tengo marcadas con un corazón como oro en paño. No porque no las tenga guardadas en el insondable agujero negro de los recuerdos en la nube, si no porque son un anclaje que me recuerdan que los afectos, las personas … More Lo importante fue ESTAR. O las lecciones de abuelas que deberían ser infinitas.

Cosas que producen un extraño y tonto placer. #Lafelicidaddelaspequeñascosas.

🍊 COSAS QUE PRODUCEN UN EXTRAÑO Y TONTO PLACER 🍊– Pelar una mandarina.– Oler el café recién hecho.– Sacarle la lengua a alguien querido en plan «te quiero y lo sabes que ahora mismo no quiero ser una ñoña y te lo digo en plan diver». Y comer la mandarina y que esté dulce.Como abrir … More Cosas que producen un extraño y tonto placer. #Lafelicidaddelaspequeñascosas.

La tiranía de la felicidad y la belleza en redes: no, la felicidad no era esto

REFLEXIONES SOBRE LAS REDES: Últimamente no estoy.Y si estoy, estoy triste.Es lógico. Todo el mundo puede estar triste alguna vez y hay que permitirse sentir dolor, llorar, estar taciturno o en duelo. Pasará, volverán las risas y los bailes, pero es necesario reivindicar la tristeza. Porque… Es necesario reivindicar la posibilidad de estar triste en … More La tiranía de la felicidad y la belleza en redes: no, la felicidad no era esto

Nunca una tormenta duró cien años: y si llueve, que llueva.

A veces, llueve varios días. A veces, las tormentas duran y duran y duran… Tanto que te acostumbras a los rayos y a los truenos. Tanto que ya nunca sales sin paraguas, por lo que pueda pasar. A veces vives días grises tras días grises y ya no recuerdas lo que era ver salir el … More Nunca una tormenta duró cien años: y si llueve, que llueva.