28 días para ser feliz. Día 24: mi secreto para conseguir disfrutar de la felicidad de lo simple y otras confesiones

🗝 Secreto de la FELICIDAD 24/28 🗝
Simple… (Aunque no tanto).
Toca. Le. Me. TE.
Mira.
Te.
Me.
Le.
Baila. Mima. QUIERE.
Todo.
Siempre.

🗝 Mi secreto mejor guardado 🗝

Te mentiría si te dijera que no tengo secretos. No deben ser muy interesantes, la verdad, porque no me acuerdo de ninguno en concreto que sea inconfesable. O es que tengo una memoria con agujeros negros en el cajón de los secretos (y eso sí es preocupante visto el historial memorístico de la familia… mira, un secreto, shhh).

Es muy posible que tenga secretos de situaciones comprometidas de novios de juventud, pero los bordes de los recuerdos y los porqués son difusos y confesar que ni yo ni nadie podría tirar la primera piedra de la honorabilidad cuando ya eres una señora de mediana edad no me parece ningún expediente por el que escandalizarse. En todo caso servirá algún día para ayudar a comprender la complejidad del mundo a los dos púberes en plena forja de carácter que me acompañan.

Claro. Están los secretos inconfesables que se nutren de miedos y prejuicios y un montón de basurillas internas. Pero esos están ocultos bajo capas de mentiras piadosas que se dice una a sí misma, así que si no yo misma puedo desentrañar la madeja de creencias plagadas de falsedades, a ver cómo vengo ahora a contaros algo útil sobre quererse o respetarse o cuerpos o miedos de madre o pataletas de cuarentañera o mierd*s varias (de más que por otro lado ya me he confesado alguna vez).

Me da que el único secreto “mejor guardado” que puedo desvelaros es mí fórmula nada mágica para fluir por la vida intentando ser feliz. La clave es lo de “intentar”. Porque la felicidad para ser serena y verdadera no puede ser obligatoria, ni impuesta, ni debe tener la carga del “si quieres, puedes”. Porque la tristeza existe, y hay que poder transitarla. Porque todo el mundo tiene días malos, flojos, grises o aburridos. Y está bien. Porque a veces no puedes, aunque quieras. O quieres, pero no puedes, o no sabes, o no es el momento ni la circunstancia. En fin, mi pequeño gran secreto no es ningún secreto. Consiste en buscar cada día un pequeño gesto o anécdota o momento que me aporte ese equilibrio o felicidad. Y si no es hoy, mañana. Y hoy, que nos hemos levantado con guerra en Ucrania, que es un día negro para el mundo, hacerme trenzas ha sido mi momento 🖤

24/28.
La fórmula de la felicidad de lo simple y cotidiano en 28 días. Personal e instransferible.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s