La felicidad y el sofá (en familia) #VDLN

Felicidad en familia (en el sofá)

En casa somos de sofá compartido. Nos encanta tumbarnos de dos en dos, abrazados, o los pies cruzados, o una cabeza apoyada en una cadera mullida. Hasta los peluches, parte importante de la familia para los mellizos, asisten a los encuentros. Y no se me ocurre mejor imagen de la tranquila felicidad cotidiana en familia que cuando la pregunta “mamá, ¿vemos una película juntos?” desata uno de esos momentos de comunión.

Si les preguntas a los gemelos qué cosas les hacen felices, entre la lista que incluye el break dance o la tablet o viajar, siempre, siempre, está la familia. Y eso me hace inmensamente feliz a mí. Ya veis, una que es facilonga.

Pienso en el placer de esos pequeños momentos compartidos en el sofá y me da por filosofar que no siempre debió ser así la relación de las familias. Ni mejor ni peor, pero supongo que las reuniones eran entorno otra cosa o que los mundos de los niños y los adultos no venían a cruzarse tanto.

Recuerdo unas clases de periodismo donde nos hablaron de la aparición del concepto “tresillo”, de la costumbre de poner sofás y sillones entorno a la televisión. Explicaba el profesor que era algo muy del siglo 20, reciente en la historia, y que había cambiado el modo en que las familias se relacionaban y entendían el ocio, la formación, las discusiones y sus temas, la propia familia. Hicimos incluso un trabajo en que encuestábamos a nuestros abuelos sobre cuando tuvieron su primera tele, radio, teléfono, sofá… Era sorprendente, sobretodo porque yo comparaba abuelos suizos y españoles, todo un mundo cuando comparas lo que sucedió durante y después de la Guerra Civil y después de la Segunda Guerra Mundial -en un país neutral-.

La cuestión es que a veces damos por supuesto que “las cosas siempre han sido así”. Y no nos planteamos hacerlas de otro modo. Damos por supuesto que tener la tele encendida a la hora de comer o cenar es lo que siempre se ha hecho, que no influye en nuestro modo de relacionarnos porque “solo está de fondo”. Así que hay quien tiene la televisión omnipresente y omnipotente todo el día enchufada en pleno comedor, y las conversaciones giran entorno al programa de fondo que haya a la hora de la comida. Pero la tele no siempre estuvo, no siempre fue parte central de nuestro mundo; no tiene porqué estar la tele en el comedor.

En casa, de hecho, hemos separado conscientemente los espacios de comedor y salón, la televisión no está encendida siempre y en las habitaciones no entra una pantalla. Y es que cada momento tiene su ritual: la cena es para los qué tal ha ido el día, o los cuéntame algo divertido o bonito que te haya pasado hoy. Y no pasa nada. Incluso, a nuestro criterio, es mejor.

Eso no quiere decir que en casa no seamos de tele, peli y manta -en el sofá-, que lo somos y mucho. Hemos visto clásicos ochenteros como Los Goonies,El laberinto, La princesa prometida, los clásicos Disney, las novedades, todos los súper héroes del mundo (¡recordad que vivo con 3 hombres!), películas de street dance o de rock school o de descendientes de malvados, hemos visto Indiana Jones y Billy Elliot… Y estoy deseando compartir películas que me marcaron como Memorias de África, Moulin Rouge, Amélie, Excalibur, Mary Poppins, La vida es bella, La famille Béliers y otras muchas, porque me encanta ver películas de todo tipo. En esta casa vemos de todo. Y por eso el viernes dando la nota de hoy tiene sabor a banda sonora.

Como decía al principio… En casa somos de sofá compartido. Nos encanta tumbarnos de dos en dos, abrazados, o los pies cruzados, o una cabeza apoyada en una cadera mullida. Hasta los peluches, parte importante de la familia para los mellizos, asisten a los encuentros. Y no se me ocurre mejor imagen de la tranquila felicidad cotidiana en familia que cuando la pregunta “mamá, ¿vemos una película juntos?” desata uno de esos momentos de comunión.

***

El Viernes dando la nota es un carnaval de blogs en el que todos los blogueros participantes dejamos una canción y entre todos hacemos del viernes un día lleno de música.

Si quieres saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.

Feliz VDLN



13 respuestas a “La felicidad y el sofá (en familia) #VDLN

  1. Me parece muy sensata esa separación, Celia…lo de la tele genial, sobre todo para evitar tanta toxicidad a los peques, y los fines de semana para comer pipas, ver pelis jajajja y hacer el amor, acaso hay algo mejor?
    Un abrazo, y te dejo un tema de mi playlist

    Me gusta

  2. Genial, musicote. Aquí no vemos la tele apenas, tiramos de netflix y demás plataformas streaming por las noches, sofá y mantita, el único rato que compartimos en pareja. Durante el día con el peque alguna vez vemos una peli o algún capítulo de series animadas que vemos juntos pero casi siempre estamos con musica a tope, cantando, bailando y jugando 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s