El amor no es telépata: dime bien que me quieres

El amor no es telépata. Querer a alguien no te da el súper poder de leer sus pensamientos ni sus deseos ni tan siquiera sus sueños.

Te lo digo por ahorrarte algún que otro disgusto esperando que tú “príncipe azul” o tu “princesa de larga trenza” sea de esas personas que se dan por aludidas ante tus morros echados pa’lante y tus suspiros exagerados que acompañan al “nada, no me pasa nada”.

El amor no es telépata. Ni de tu amor hacia ti ni en sentido contrario. Así que si tienes que decir “te quiero” a alguien con palabras o gestos, más vale que lo hagas, aunque sea tarde, porque los demás no tienen porqué adivinar que les quieres. No se da por supuesto. Ni aunque sean tus hermanos, padres, hijos o tu pareja. Me temo que demasiada veces daños los “te quiero” por supuestos y así nos va…

Ojo, que no lo digo yo. Que me he topado con consejos expertos de la psicóloga Marino Castro y como están en catalán y me parecen buenos consejos para conseguir la convivencia y La Paz mundial en los hogares, no sólo con la pareja, sino también con los hijos, amigos o compañeros de piso o trabajo, pues os pongo alguna perla para reflexionar sobre vuestra buena comunicación 😉

Esto viene a cuento de que de pronto he hablado con mi abuela. La quiero muchísimo, sé que lo sabe, pero ha cumplido 90 años y yo ¡olvidé llamarla! Y sí, he hablado con ella hoy. Le hemos cantado cumpleaños feliz. Le enviaremos un cargamento de panellets y alguna sorpresa más para endulzar sus días mientras saborea nuestros “te quiero”. Pero ay, ¡qué mala conciencia!

Y es que los “te quiero” no dichos se pierden en el limbo infinito junto a los besos no dados y los calcetines extraviados en la lavadora.

Así que me propongo decirlo muy alto, tú que escuchas… TE QUIEROOOOO… Con la voz y con los gestos.

Sin más razón que los sentimientos, porque ya lo dice mi psicóloga de cabecera de hoy:

Si habla de emociones, no respondas con razones. Cada emoción necesita una respuesta.

Habla de comunicación de pareja, pero me digo que aplica a cómo reacciono y respondo también ante amigos, familia e incluso en el trabajo. Que las emociones están ahí y no tiene sentido negarlas. No, ni siquiera en el trabajo. Si tu compañera o tu subordinado están mal emocionalmente, están mal, si tienen una reacción visceral o de enfado por algún comentario desafortunado, ¿no vale la pena responder desde la emoción? No digo en plan Drama Queen, digo en sintonía…

Cada emoción necesita una respuesta… Y si hay que darles salida y respuesta, mejor hacerlo desde la sinceridad y el amor. Reconociendo a la otra persona, dando cabida a un querer que no escoge solo aquello que nos gusta si no que acepta a la persona con sus más y sus menos. Me temo que mi sentimiento de culpa y arrepentimiento requiere resarcirme y decir lo no dicho. Requiere tener un gesto aunque sea tarde. Pide lanzar un “te quiero” tardío y ser aceptado a pesar de sus defectos de tiempo y forma.

Como decía la poetisa…

Si me quieres, quiéreme entera: de Dulce María Loynaz

Si me quieres, quiéreme entera,

no por zonas de luz o sombra…

Si me quieres, quiéreme negra

y blanca, Y gris, verde, y rubia,

y morena…

Quiéreme día,

quiéreme noche…

¡Y madrugada en la ventana abierta!…

Si me quieres, no me recortes:

¡Quiéreme toda!… O no me quieras

Ay abuela, que te quiero infinito. Como debe ser el buen amor. Y que espero que tú me sigas queriendo toda aunque a veces me despiste.

Yo, abuela, a ti te quiero entera.

Como a mi marido, a mis hermanas, mis amigos o mis hijos. Con sus sombras y sus luces.

Yo te quiero.

Yo os quiero.

Con vuestros negros y blancos. Con vuestros olvidos y silencios. Con vuestras distancias y ausencias. Con vuestros malos y buenos días…

Y cuando me queréis de vuelta, entera, blanca y negra, con la emoción en la boca y con la telepatía de una buena conversación, cuando me miráis… Mis ojos son llaves… Llaves que nos abren puertas hacia un amor mejor.

❤️

Quien alumbra, Alejandra Pizarnik

Cuando me miras

mis ojos son llaves,

el muro tiene secretos,

mi temor palabras, poemas.

Sólo tú haces de mi memoria

una viajera fascinada,

un fuego incesante.

Feliz miércoles mudo -o no tan mudo- con amor 😘

****

Tienes todo el miércoles para participar. No olvides compartirlo en RRSS con el hashtag #MiércolesMudo y etiquetarme, así no se me escapa ninguna publicación. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

Pincha en el recuadro azul para participar y conocer a todos los participantes en este carnaval.


11 respuestas a “El amor no es telépata: dime bien que me quieres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s