La madre desdibujada

Queridos hijos,

Ahora que se acerca el día de la madre, ese día en que además estaba a punto de estallar, literalmente, os confesaré una cosa: a veces, la maternidad me desdibuja.

Siento que aquella mujer despreocupada y llena de proyectos en el aire que fui hace muchos años, la que leía por los rincones hasta que la madrugada la sorprendía, la de los bailes sin fin en noches que se hacían días o la de las clases eternas de escritura y las cenas encadenadas con amigos, esa mujer que habia en mi vida antes de vosotros, tiene los límites difusos, algo borrosos y perdidos.

Me digo que aquello fue un universo paralelo de otra mujer con otra cintura y otros planes. Era esa mujer que tenía nombre y no un genérico ”mamá”.

Y es que en el “madre de” queda perdida tu antigua yo. La perdiste con el parto, como algunos trabajos y algunos amigos, de pronto eres en función de, tu tiempo es de, tu dinero y tus vacaciones y tus planes son de…

No obstante, queridos hijos, con los años os habéis ido haciendo más mayores y yo he recuperado parte de mis líneas.

A las madres principiantes les diría que algún día volverán a ser ellas y no solo el sostén de su bebé. Recuperarán el nombre, puede que algún amigo… Volverán a tener tiempo y hasta a poder ir al lavabo solas, a veces. Volverán a ir de viaje de pareja. Hasta el sexo, volverá… Parece imposible, pero poco a poco te dibujas nuevamente.

Los trazos vuelven…

La cosa es que de pronto los colores y las líneas no acaban de ser las que eran, algo ha cambiado. Y eso está bien, es la vida, es la consecuencia de aquella maternidad tan buscada, a la que perseguías incluso con una FIV.

La cosa es que los colores vuelven pero aún, a veces, como madre, siento que la mujer que hay en mí se desdibuja. A veces se me olvida dejar de ser madre todo el tiempo. Pero eso no es malo. Porque luego llegáis vosotros con un abrazo eres-la-mejor-madre-del-mundo y de pronto tengo nuevos contornos y colores que me construyen un mundo lleno de felicidad.

Qué suerte ser vuestra madre.

Felicidades.


11 respuestas a “La madre desdibujada

  1. Pero claro que todo vuelve… y mejor te diría. Porque vuelve con otra perspectiva, con otra madurez… y está muy bueno. Lo importante es poder mirar para atrás, que nada te haya quedado en el tintero con ellos, y al mirar hacia allá, sonrías… siempre.

    Un beso y feliz día!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s