Mi fórmula de la felicidad no es una receta mágica: 10 recursos que tengo a mano para ser feliz cada día.

Mi fórmula de la felicidad no es una receta mágica ni es nada que no hay leído, escuchado o visto. O vivido. Prueba, error. Error, error, error, otra vez la misma piedra, y al final, un muro de esos que bordean el sendero y la ruta despejada para seguir.

Me doy cuenta que a veces soy muy intensa, sobre todo dentro de mi cabeza, que doy vuelta y vueltas y en vez de desentrañar el ovillo de mis pensamientos lo acabo liando más. Me doy cuenta que a veces me autocompadezco y otras me enfado conmigo misma porque no soy capaz de tenerme la paciencia y la comprensión que tengo para con otros. Y entonces, ¿sabéis qué hago para recuperar un estado de conciencia serena y vivir feliz, entendiendo la felicidad como ese estado de serenidad y equilibrio que te permite ser en libertad y disfrutar de tu camino?

  • Me paseo junto al mar y dejo que los pensamientos se fundan con el rumor de las olas.
  • Escribo. Sin pensar. Todo lo necesario. Una carta a mí misma. A la niña que fui. A mí yo futuro que se reirá de mis paranoias actuales. A mí yo de ahora. Una carta a aquello que me enfada o preocupa. Y es una liberación.
  • Llevo un cuaderno donde anoto diariamente dos momentos felices y dos momentos que me han hecho sentir mal en el día. Lo de focalizar en lo positivo lo llevo entrenando en esta cuenta #hayqueserpositivo desde hace años. Pero fíjate que escribir y pensar lo negativo me ha costado más y me está ayudando a detectar patrones chungos y falaces con los que mi mente me hace trampas al solitario. A veces escribo frases y parrafadas. A veces solo un par de palabras. Pero es suficiente para aterrizar el día.
  • Hablo frente a un café o en una llamada de teléfono mágica con mis amigos íntimos. Yo les cuento. Ellos me cuentan. Y es liberador. Decir lo que te preocupa en voz alta le da otra perspectiva al asunto, a veces me oigo y yo misma me doy cuenta que estoy dando demasiadas vueltas. Otras, tristemente, me doy una bofetada de realidad y veo que no estoy tan mal, que mis pobres amigos están en peores luchas y que toca arrimar el hombro. Y es liberador, escuchar y ser escuchado. En algún punto de esta vida rutinaria de ir corriendo, nos olvidamos del poder de sincerarse.
  • Leo.
  • Veo una peli alegre que me haga sentir bien.
  • Salgo a pasear. Mejor del brazo o de la mano de alguien.
  • Bailo hasta caer rendida.
  • Y recuerdo. Que quiero. Que me quieren. Que tenemos salud, techo, comida, amor… Todas esas cosas que tenemos, más o menos, pero que se dan por supuestas, y no…
Ver reel en Instagram

Así que mi fórmula es recordar que la felicidad no es una meta imposible ni un ideal utópico, en realidad se esconde entre la mugre, los sustos y la rutina, está simplemente ahí, esperando que te des cuenta de sus gestos para hacerte la vida más fácil.

Porque a la pobre felicidad la han sobrevalorado y le han echado encima tantas expectativas poco realistas que pico puede hacer por brillar en sus pequeños gestos cotidianos si tú no la bajas del pedestal donde la pusiste y empiezas a apreciarla por su simpleza, con humildad.

¿Y tú, qué haces para ser feliz cada día?


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s