Renovarse: para cambiar, todo es empezar. O cómo donar pelo.

Renovarse: esa pequeña revolución que puede cambiarlo todo. Porque a veces, todo es empezar. Empezar a cambiar aquello que no te gusta de ti, ese pronto o cuando te agreden y te quedas ahí como una pánfila sin saber qué decir (en el momento, porque luego todas las respuestas y cortes épicos te vienen a … More Renovarse: para cambiar, todo es empezar. O cómo donar pelo.

Hasta el infinito si es contigo. Viaje a Túnez.

Hasta el infinito, si es contigo. Si somos nosotros. Si vamos juntos. Hasta el infinito o hasta la esquina. Pero de la mano. Sin estrujarte los dedos, prometido. Sin retener los rumbos, libres. Hasta Túnez, o hasta Cadaqués, en autobús (aunque mejor no, ¿no?) o en avión, a pie o en camello. Vamos hacia la … More Hasta el infinito si es contigo. Viaje a Túnez.

Por diez años más

Por diez años más. Contigo. De nosotros. En familia. Por diez años más, rodeados y acompañados de todos los que nos quieren, haciéndonos querer. Por diez millones de miradas cómplices y sonrisas cruzadas. Por infinitos abrazos, con y sin puesta de sol, sintiendo ese calor que reconforta, el de sentirse protegido y acompañado. Por bailar … More Por diez años más

Septiembre, ¿principio o final?

Septiembre… ¿Principio o fin? ¿Nuevos propósitos o correr a completar las ambiciosas metas que te pusiste en enero? Será que tengo espíritu escolar “forever”, que me gusta aprender y enseñar y seguir aprendiendo. Será que como dice la Wikipedia mi nombre, Celia, significa septiembre… Y yo sin saberlo… Siempre me gustó septiembre. Con su calma … More Septiembre, ¿principio o final?

Mirarse en el espejo: reconocerse, quererse, respetarse.

Mirarse en el espejo. Y reconocerse. Y quererse tal como te muestra el reflejo. Mirarse en el espejo. Con el deseo legítimo de mejorar(te), por dentro (también), por fuera (si quieres, si es por salud, si es por sentirte mejor). Mirarse, pero sin pena. Quererse, pero sin rencor. Reconocerse. Sin culpabilidad. Pensaréis que esta es … More Mirarse en el espejo: reconocerse, quererse, respetarse.

Los labios rojos

Los labios rojos le suben la moral a cualquiera. En un día gris, en uno estresante, en uno melancólico o lleno de retos por delante. Lo sé, lo sé, son un símbolo erótico, algo que puede incluso remitir a estereotipos de belleza, a sumisión y otras tantas lindezas (léase con ironía lo de “lindezas”). Pero … More Los labios rojos