Contigo: la felicidad es estar acompañado 

Contigo todo es posible. 

Puede sonar ñoño o facilón pero es una gran verdad y nunca está de más recordar (le) (te) que juntos se puede más, y mejor.

Contigo… Sí, contigo. En serio, contigo, contigo... Seas mi amante, mi amigo, mi hijo o mi compañero de trabajo. Contigo…

Porque sin ti, sí, que habló de ti, sin ti, estaría sola. Sola ante la vida. Ante los retos, los éxitos y los fracasos. Y francamente, sería muy aburrido. Y triste. 

Sin ti no habría fiestas de cumpleaños ni regalos ni bailes ni risas ni brindis ni besos ni sexo ni cine ni sobremesa ni abrazos ni nada.

Si sabes de alguien que esté solo, ves y susurrarle al oído: “contigo todo es posible”. Porque es verdad. Y porque se volverá a dar cuenta que forma parte de un todo. De una cadena. De un círculo.

Nada más triste que esas campañas que nos recuerdan que lo peor de hacerse grande es la soledad de los ancianos. Se me pone el vello de punta.

A ti te lo digo: contigo, hasta el infinito y más allá. Porque contigo todo es posible. 

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s