She drives me crazy: ¡qué vivan las novias!

Viernes 13. Y se casan. Hace casi 10 años yo también me casé un 13, y ellas estaban allí, de blanco, todo sonrisas, tal como uno debe vestirse para una boda. Y hoy, el día que ellas son las que se casan, nos toca a nosotros acompañarlas, con pamela, con antimosquitos, con una manta de pícnic y con muchas sonrisas deslumbrantes -y alguna lagrimilla-.

Hoy es su día. Pase lo que pase, sea viernes 13 o el día que se hundió el Titánic. A mí, lo de casarse en viernes 13 me parece “lo más”, si es que no dan puntada sin hilo, estas dos… No importa lo que suceda hoy, nos importa un bledo, porque… Hoy es SU DÍA, el de ellas, y lo único que haremos nosotros será disfrutar de su momento. Porque se lo merecen, porque son preciosas, porque son unas de mis personas favoritas, bonitas por dentro y por fuera, porque montan las mejores fiestas del mundo, porque el karma nos debe una, porque saben disfrutar de cada momento.

Viernes 13. Y se casan.

Y les dedico unas cuantas canciones de esas ochenteras sobre el amor, sobre disfrutar la vida como te venga. Canciones que son muy de mi isla, que hacen de puente “remember” entre mi boda y su boda, entre aquellos años y este 2018 en el que disfrutaremos de una fiesta más, la definitiva. Con ritmo. Como ellas, que dicen “ah” y corremos todos a sus pies a celebrar lo que sea -sí, menos aquella vez que llegamos a la sardinada un día después, lo sabemos, ¿hace falta que nos recordéis lo desastre que somos cada vez?-. Por un viernes dando la nota, 13, de boda, donde celebramos a las personas que nos vuelven locas… Crazy, crazy

(…) You’re everything I want in life, but to me that’s no surprise.
And what I have I’ll give to you.
I hope you feel the same way, too.

‘Cause you drive me crazy
Like no one else.
You drive me crazy and I can’t help myself.

Les dedico bailes, y mucho buen humor, del bueno, del que gastan… Les deseo una pizca de echarse de menos cuando no estás, y otra poca de amor adolescente, de ese que a veces duele un poco y te hace cantar como si no hubiera otra vida mañana cuando durante cinco minutos no está… Pero sólo una pizca, que sufrir demasiado por amor es agotador y además no mola, que el amor no ha de doler, en realidad.

I feel so in love, oh baby
What can I do?
I’ve been thinking about ya (‘bout ya)

Y una pizca de juventud, siempre… De la que queda reflejada en las pupilas, tengas las arrugas que tengas… De la juventud que se baila subida en el podio, como si hoy fuera ayer… Y que el ritmo las acompañe en todo lo que hagan. 

Rhythm is a dancer
It’s a soul companion
You can feel it everywhere
Lift your hands and voices
Free your mind and join us
You can feel it in the air, oh

Les dedico amor, mucho.
Y agradecimientos, mil.
Y mucha, mucha suerte. De la que se recoge de los amigos.
Y besos, infinitos… De los que se dan, porque si no se pierden en el fondo del mar, matarile, rile, rile…
Les dedico felicidad, la de cada día, la de altos y bajos pero siempre adelante, de la que sonríe a tu lado en la almohada del al lado. Felicidad, como su boda. En viernes, 13.

Del VDLN: para saber más, conocer las reglas, y cómo participar puedes verlo todo aquí.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s