Dulce rutina: la felicidad era esto

Han vuelto. Las carreras en el pasillo. Las conversaciones emocionadas a gritos. Las risas descontroladas. Los bailes en cualquier lugar. Los juguetes desparramados. El ruido que rompe el silencio, y la soledad. Han vuelto, los gemelos, sus siete años por dos, los dibujos animados de fondo, y las películas, la Wii, la tablet… Han vuelto los “mami, sabes qué…” o los “maaaaaaamaaaaaaaaa, dónde…” e incluso los “mamuchi, quiero…” con abrazo y tono zalamero irresistible. 

Ha vuelto. La dulce rutina. La desordenada, ruidosa, caótica, intensa y dulce rutina. 

Qué capacidad increíble tienen los niños de llenarlo todo. El espacio, el silencio, la tristeza, la tranquilidad, el amor… Todo lo llenan con sus historias, preguntas, sonrisas y saltos.

Cada cual con su dulce rutina. 

La felicidad era esto. 

Anuncios

2 thoughts on “Dulce rutina: la felicidad era esto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s