Tu verdad y mi verdad

Tu verdad, mi verdad, ¿Cuál es la “buena? Me da que la verdad es como el frío, relativa.

-Mamá, que pases un buen día. Te quiero, más que tú a mí.

-Eso es imposible porque yo te quiero más- respondo sintiendo porque de un tiempo a esta parte la competición de quereres es nuestro juego particular.

-Imposible – me responde – porque yo digo la verdad y la verdad es verdad.

-Pero yo también digo la verdad – replico-. Entonces, ¿quieres decir que tú verdad es más verdad que mi verdad?

-Sí – ha dicho rotundo.

La verdad… Me da que en la base de los malentendidos y discusiones en que encontramos inmersos cada día está este concepto mágico de “mi verdad”. Una verdad inmune a la otras, por encima de las demás. Porque en nuestros actos “mi verdad” tiene un peso específico que las demás verdades no tienen. Y así nos vemos Enti ados en discusiones sin fin. Porque a la obsesión por la defensa de la propia verdad la acompañan a menudo los oídos sordos a las verdades ajenas y una falta de empatía y comprensión galopantes.

Claro que creo que cada cual debe buscar y encontrar y defender su verdad. Pero quizá, solo quizá, si fuéramos conscientes que parte de nuestra verdad es interpretable, maleable y circunstancial, si escucháramos los motivos de verdades ajenas, quizá discutiríamos menos y nos encontraríamos más.


4 respuestas a “Tu verdad y mi verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s