Vivir sin arrepentirse

Vivir sin arrepentirse

No me atreví, y ahora me arrepiento

No me atreví, a colgarme de la vida. Sin vergüenza.

No me atreví, a entrar.

Pensé “es para niños”.

Pensé “eres demasiado GRANDE”.

Pensé “no aguantará tu peso”.

Así que me quedé fuera e hice fotos de la diversión, genuina, sinvergüenza. Me convertí en mera observadora. En un objeto que empujaba la cesta-colmena para la incrementar el balanceo… Y la envidia.

Ahora es tarde. El momento pasó. Ya no estamos en La Ciudad de los Niños de Córdoba ni hace una tarde cálida de invierno ni estamos de vacaciones ni mi hijo disfruta con su primo. Dejé pasar el momento de disfrutar de un placer sencillo. De pasar de complejos. De ignorar los qué dirán y los miedos absurdos a ser inadecuados.

Y ahora, mientras miro la foto, me digo que los errores sirven para aprender. Y que no dejaré que vuelva a sucederme. No dejaré pasar futuras ocasiones de subirme a una colmena de mimbre y rememorar la niña hippy que fui.

No me castigaré con aburrimiento.

No dejaré de colgarme de la vida y dejar los pies suspendidos en el vacío mientras disfruto de un momento de no hacer nada.

No, no volveré a arrepentirme de no disfrutar de la felicidad de las pequeñas cosas.

No volveré a arrepentirme

Lo cual me recuerda que @angustucutu celebra 28 añitos y que ha hecho un post precioso de auto felicitación para recordar que es preciso quererse, cuidarse, celebrar la vida. Un post donde se muestra preocupada porque pronto llegan los temidos 30.

Aprovecho para repetiros lo que le he dicho a ella: Cuando cumplí treinta una cincuentañera (@adnarar ¿te acuerdas?) me dijo “la treintena es la mejor edad de la mujer”. Y visto con perspectiva es verdad: te conoces más, te respetas más, te quieres más… Sabes lo que quieres, o por lo menos lo que no quieres… Te realizas profesionalmente después de años de ser becaria o Junior. Y suele ser cuando conoces a alguien especial o tienes hijos o lo que sea… Nada está escrito y los 20 son fantásticos, pero no tengas miedo a los 30 porque son fantásticos. Así que cuando lleguen, celébralos a lo grande que vale la pena. Y los 40 ídem. Y los 50 ni te cuento…

Y así hasta el fin de lo tuyo contigo, porque cumplir años es inevitable o es muerte.

Hazme un favor, no te arrepientas de no haber hecho algo, de no haberlo intentado, de no haber luchado más, vivido más, reído más. No te arrepientas de haber retenido un beso o un abrazo o un halago. No te arrepientas, por favor.

Cumplir años es inevitable, disfrútalos

Hay que vivir sin arrepentirse. Y cuélgate de la vida, a cualquier edad.

Y canta como Edith Piaf non, rien de rien, non, je ne regrette rien“…

No te arrepientas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s