En buena compañía 

El secreto de la buena vida es estar en buena compañía. Ya está. El misterio del post de hoy se ha desvelado. Ya puedes dejar de leer. No? Me quieres hacer buena compañía en el blog? Me alegra saberlo porque este es un secreto secretísimo a voces y muy simple pero que a veces se nos olvida.

El secreto es estar en buena compañía. No hablo de la empresa, que también -si no te motiva lo que haces una media de ocho horas al día, en tu trabajo, las condiciones, las vacaciones, las vistas, el equipo; si no te motiva tu trabajo, en tu casa, en la vida que te has montado como has querido o como has podido, sea por el sueldo que sea, apaga y vámonos-. No hablo de la empresa, que también, hablo de que eres un animal mamífero, bípedo y social, sobretodo social, y a veces se te olvida. A veces piensas que podrás tú sólo contra el mundo, que sabes qué y cómo hacerlo, que tampoco importa tanto si los compañeros de trabajo son inexistentes o directamente un incordio, que total, tú ya tienes tus amigos y tu familia y con eso te bastas y te sobras… 

MEEEEEC!!! ERROR maidiar frend, con todo el cariño te lo digo. La compañía importa. Vaya que si importa. Porque tú puedes solo contra el mundo y mucho más, porque tus amigos de toda la vida son geniales y tu familia es tu familia y ahí está. Pero pasas muchas horas relacionándote con esos compañeros que a veces olvidas que son importantes.

Lo que importa es la compañía
Lo que importa es la compañía

Y puedes solo pero si cooperas es más llevable y además las cosas se hacen mejor. Y si cantas y sonríes y comes cruasanes -sí, la RAE acepta cruasán– y haces cenas de Navidad de empresa con un masaje y una sesión de spa colectiva primero, si te ríes y te diviertes, es mejor, mucho mejor. Así que estaría bien que en la selección de tu trabajo -que no sólo te seleccionan, también escoges tú, la mayoría de las veces por lo menos- tuvieras en cuenta la compañía. La empresa, su filosofía y sus objetivos, el sueldo y las condiciones, el horario… todo eso, sí, pero también los compañeros. 

Me dijo un día un padre cuando seleccionábamos colegio para los mellizos que la mejor manera de saber si nos gustaría era ponernos a la puerta a la hora de la salida y observar: los niños, las familias, el ambiente… “Si te ves con esa gente, ese es tu cole”. Pues lo mismo te digo… Si te ves con esa gente, adelante. Porque el secreto está en la compañía. 

Lo importante es la compañía
Lo importante es la compañía

PD: Ayer KUVUT celebró su cena de Navidad con sesión de masajes y spa antes de la comilona. Lo mejor fueron las risas -lo que da de sí un tanga de papel, pero no te asustes Morgane que mucho blablá y pico blublú-. Feliz Navidad desde ya, compañeros. Incluida Mamen en la distancia. Todo empezó contigo, Kevin, o eso dicen. Y felicidades en tu cumple, Lucía 😉 

Bonus track:
menos lobos, Little Red 😉 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s