Siempre nos quedará París 

No tengo vergüenza ni perdón ni ná. Querida Natalia, lo siento. Por ese Skype pendiente. Por no haberte llamado aún para felicitarte. Hoy este post es para ti porque he recordado cuánto te aprecio y cuánto nos une. A ti, a mí, a Ana, a Susana, a J, a papi, a Rocío y a todos los Erasmus que nos encontramos y reencontramos en París aquel 98, cuando habían 30 años de la revuelta estudiantil de mayo, cuando bajar a comer al CROUS de La Cîté era una aventura, cuando las mejores cenas eran con platos prestados del comedor y un “yo pongo” colectivo. Recuerdo las calles de Montmartre, los paseos, el RER, las tardes sobre el césped, tus latas de Coca-cola invadiendo la habitación, los amores y desamores… Querida Natalia, y todos los que estuvisteis allí, te quiero, os quiero, y recordarlo me pone nostálgica y feliz. Perdona. Ya mismo te llamo. Sea como fuere, siempre nos quedará París! 

Anuncios

One thought on “Siempre nos quedará París 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s