La felicidad son las personas vitamina como tú

Me gustan las personas vitamina. Es lo que yo llamo “personas bonitas” y lo que la psiquiatra Clara Rojas en su libro “Cómo hacer que te pasen cosas buenas” llama personas vitamina. Afirma que la vida es un drama -lo sabemos bien- y que por eso, para alcanzar la codiciada felicidad es necesario aprender de las adversidades y centrarse en la actitud con que vivimos.

Marian defiende el estar presente en el aquí y el ahora para no anclarnos en el pasado ni agobiarnos pensando en el futuro. Dejar que la vida fluya, practicar deporte suave, ‘mindfulness’ y tener contacto con la naturaleza. Apartar a las personas tóxicas y concentrarnos en los pensamientos positivos. Son pequeñas “píldoras” que ella receta para acercarnos a la felicidad. “Eso, y tener siempre a mano lo que yo llamo personas ‘vitamina’, que son las que siempre nos devuelven la alegría de vivir

Y es que sentirse querido y acompañado es básico. En el trabajo y en casa. Por eso, hoy quiero darle las gracias a todas las personas vitamina que me rodean. Porque ellas, don la clave. Porque ellas…

  • Me sonríen, abrazan o besan para darme los buenos días, cada día o cuando las veo.
  • Me preguntan, genuinamente, cómo estoy… Y escuchan la respuesta con interés.
  • Me explican cómo se sienten, porque saben que me interesa también.
  • Se ríen conmigo, de la vida y sus visicitudes, pero nunca de mí.
  • Y lloran cuando me tienen que acompañar en este drama de vida.
  • Cocinan maravillas, sencillas o complicadas, para disfrutar todos juntos.
  • Siempre tienen un hueco para quedar. Y quieren quedar para vernos.

Mis personas vitamina son muchas, por suerte. Son mi familia, y mis amigos de infancia. Mis amigos del instituto y de la universidad y los adoptados a lo largo de la vida. Son los compañeros de trabajo que tuve y ahora son amigos y los que aún tengo y con los que convivo a diario, incluso telemáticamente. Son la pandilla del cole y de la maternidad compartida. Incluso, a veces, esa persona que te sonríe en el autobús o la cafetería.

Mis personas vitamina están ahí rodeándome de sonrisas y buenos modos y yo no puedo por más que ser una persona vitamina para ellos en respuesta. Porque ser amable y hacerse sentir queridos y de valor a los demás se contagia. Y además, proporciona felicidad.

Gracias por las vitaminas.

Os quiero mil. O mejor, infinito, que el amor, si infinito, infinitamente mejor.


2 respuestas a “La felicidad son las personas vitamina como tú

Responder a happylittlethingblog Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s