Momentos embarazosos: los pedos

Soy una pedorra. No por tonta o presuntuosa (no creo, vamos) pero sí por ridícula (a veces) y por echar pedos repetidos (en la intimidad, intento). Me duele la barriga, hinchada como un globo, de los gases y a veces sobrevienen situaciones embarazosas como la que os confieso a continuación. No es sorprendente teniendo en cuenta mi alimentación de rumiante, pero las vacas pueden peerse libremente y las señoritas no, que eso no es fino.

Fui al estreno de la tercera peli de Bridget Jones con una amiga. No como palomitas, pero la ensalada precine es un cóctel igual de peligroso (o más!). La Bridget embarazada, en uno de sus momentos ridículos, se tiró una sonora flatulencia delante de sus dos perfectos galanes. Y el cine estalló en carcajadas (como si nadie se tirara pedos nunca, oiga). Bien reídas, salimos del cine con rumbo fijo al water que las mujeres, ya se sabe, tenemos la vegiga pequeña. Posición aguántate-sobre-tus-piernas-vilo-en-pompa me esforzaba por sólo mear. Sin poder remediarlo, un pedo inmundo muy, MUUUY, sonoro escapó. Ruidoso y muy, MUUUUUY laaaaaargo… Obviamente todo el mundo lo oyó. Las que hacían cola en el servicio y hasta las de fuera, porque mi cabina del wc estaba pegada a la zona común y las paredes de papel apenas contienen el ruido del chorro de pis. La carcajada fue general, con lágrimas y todo y hasta yo misma me tuve que reír con la cabeza gacha. Mi amiga, muy digna, no dijo nada… Pero lo sabemos, se oyó, el aire vibró…

Como dice Shreck, mejor fuera que dentro. Aunque te tachen de pedorra 😅

 

PD: Que sepáis que tirarse pedos es sano, sanísimo, que no hay que aguantárselos. Y que además parece que es normal peerse una media de 20 veces al día (¡20 veces, me he quedado alucinada!).

PD2: Vamos a aceptarnos con pedos y todo porque si no a ver qué hacemos 😛

Bonus Track: Dani Rovira, ¿cagan las mujeres? 

Bonus Track final: David Guapo no cree en los pedos de princesa

Anuncios

6 thoughts on “Momentos embarazosos: los pedos

    1. Mira que me ha costado reconocer semejante situación embarazosa, pero oye, que una es así con sus cosas buenas y sus cosas malas y más vale reír que llorar, o reírte te ti misma acompañada que que se rían de ti sin tu saberlo, ¿no? En fin, qué le vamos a hacer… Como dice David Guapo en el monólogo (he completado y actualizado la entrada con este genial monólogo) los pedos de princesa no existen, jajajajajaja.

      Le gusta a 1 persona

      1. Jajajajaja. Es consustancial a la naturaleza humana. Seamos prudentes… y sanamente tolerantes jajajajajaja. Al final solo es mercaptano el responsable del “aroma” jajajaja

        Me gusta

  1. Jajajajaja que excelente anécdota, definitivamente nos cohibimos (generalmente las mujeres) con muchas cosas, y es algo tan natural.. Pero definitivamente hay momentos, lugares y circunstancias que hacen que nos den un poco (o muchísima vergüenza), muy refrescante haber leído esto

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s