Carta abierta de amor navideño: os quiero TODO el año

Este 2020 de traca y pandereta pandémica se me han multiplicado las fotos. Las tengo por todos los rincones de la casa, inundando la nube, saturando el móvil, corriendo de WhatsApp en WhatsApp, y hasta algunas están en una caja esperando colgadas en algún rincón improbable de la casa donde aún no haya recuerdos.

Y en muchas, abuela, estás tú. Porque es como tenerte un poquito aquí a pesar de la distancia, la de verdad, la del poco tiempo que nos queda en este plano, la de la memoria que ya tiene más lagunas que frondosos árboles de recuerdos.

Os tengo a todos repartidos. Abuelos, sobrinos, hermanos, fotos de boda, de saltos en el aire, de mares azules y verdes pinos con olor ibicenco, de montañas agrestes alpinas. Os tengo, amigos, amigas, incluso en capturas de esas videollamadas que ni suplen abrazos ni sirven como besos pero que son un resignado brindis a lo “menos da una piedra“.

Os tengo, cerquita, impresos a fuego en la memoria y si las miro mucho muero un poco de melancolía por dentro. Por todas aquellas veces que dijimos “tenemos que quedar” y el deseo quedó suspendido en el aire entre compromisos. Me da un ataque de añoranza cuando busco los besos pendientes. ¿Dónde andarán perdidos?

Os tengo cerquita aunque sea en la lejanía, bien rodeados de luces navideñas intermitentes. A ver si entre parpadeos convencemos al destino de que nos deje olernos en el 2021. Olernos con una inspiración profunda, con casi un suspiro infinito donde soltar toda ese echarse de menos acumulado. Olernos de cerca, como los animales.

Este año mi decoración de Navidad está llena de luces que iluminan ausencias muy queridas que me duelen con nostalgia por dentro. Porqué sé que mi amor os lo demostraré quedándome donde estoy, guardando besos y abrazos, celebrándonos desde la distancia.

Veo las cifras y tengo tanto miedo…

Sé que algunos besos fueron despedidas. Duele.

Y solo espero que las fotos no se conviertan en ausencias eternas. Solo deseo que esas luces sean como un caminito de migas de pan para reencontramos. Más pronto que tarde. Con los abrazos intactos.

Os quiero.
Feliz Navidad, mi gente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s