#yomequedoencasa: Día 39. A flor de piel.

Hay días que estás a flor de piel… Es una expresión alucinante… “A flor de piel“… Como si te plantaran sensaciones en la dermis, como si se te dispararan los pelos de los brazos ante el mundo…

En esos días, la electricidad estática sale de tus poros y todo se te pega. El tiempo plomizo. La luz gris. El cansancio que reina las esquinas… Por suerte, estar a flor de piel también te hace sensible a las caricias de la mirada, sobretodo si es la tuya. A las caricias furtivas y los abrazos apretados. Es como si todo, lo bueno y lo malo, te resonara muy muy dentro y saliera hacia fuera en explosiones algo turbadoras. Porque lo mismo cantas y bailas a brincos que lloras o te quedas con la mirada perdida en alguna pelusa bajo la mesilla de noche.

Hay días que todo lo que te rodea te lleva… Y tú te dejas fluir, como una hoja volando en el viento, porque con los años has aprendido que de nada te vale intentar resistirte y hacer como que las palabras, los sucesos o la música te resbalan.

Hay días en que es bonito recordar que no eres más que un río de agua que fluye, que no, no controlas gran cosa (por no decir nada) y que más te vale asumir que de aquello que no tienes control, no tienes control. Para todo lo demás, tener los sentidos a flor de piel te sirve para saber que estás viva, que puedes, que sabes, que todo fluye, y tú, con el todo.

Y 39… Casi casi llegamos a la cuarentena con todas sus letras…

Por un 2020 de cambios profundos, a aprender con todo el cuerpo y los sentidos a flor de piel.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s