El autocuidado es quererse bien, y quererse (bien) es importante

Estamos imbuidos en un corre-corre de ciudad que nos tiene absorbidos. Los deberes, obligaciones y (auto)exigencias pasan por encima de todo en todo momento. Creemos que cuidarnos dándonos espacio es algo que está “mal”, que es egoísta y que, por supuesto, los hijos, la pareja, la familia, cumplir en el trabajo… Todo está por delante de nuestros “caprichos”.

Pero… No. Me niego. Si una no está bien. Si una se da y se da y se sigue dando a los demás sin dejar nada para sí misma. Si una vive el modelo de la buena mujer, madre y esposa abnegada como si fuera lo que debe ser. Si te olvidas de ponerte a ti delante… Corres el riesgo de quedarte vacía y sin fuerzas para tí misma y menos para los demás. Luego llegan las sobrecargas mentales, los cuerpos maltrechos que ya van tarde para recuperarse, las angustias y depresiones incluso.

Hace tiempo que decidí que yo también merecía un espacio de cuidado. Y ese espacio te lo tienes que dar tú a tí misma, cogerlo y no soltarlo, exigirlo. No van a venir de fuera a dártelo.

Cada cual tiene sus mínimos. Y hay que respetarse. Mis espacios de autocuidado son sencillos. Una ducha caliente por la mañana, entiendo el chorro caer por la cara, la espalda, los pechos… Ponerme crema hidratante reconociendo los contornos de mi piel, intentando respetar las arrugas y manchas que voy descubriendo porque después de todo son vidas sumándose. Tomar una taza de mi té favorito en pequeños sorbos picoteando almendras, con la mirada perdida en el infinito…

Leer un poquito cada día; ir al gimnasio y sudar la gota gorda para luego lavarse y renacer; ver una película que me gusta, a mí; quedar con amigas sin tiempos de descuento; un viaje ni que sea a la esquina; arrastrar a mi familia a una actividad que me ilusiona; visitar un museo con mucha calma, a mi ritmo; ir a bailar, y bailar y bailar hasta que los pies te laten en los zapatos y la sonrisa desborda…

El autocuidado es amor, hacia tí. Y es importante reivindicarlo y luchar por tu espacio con uñas y dientes. Porqué con tu ejemplo tus hijos descubrirán que quererse es siempre el primer paso. Porqué si no te cuidas no podrás cuidar. Porqué tu felicidad de las pequeñas cosas empieza por tí. Sólo quiérete.

13/29 #febrerosinedulcorantes20 siguiendo la palabra #autocuidado sugerida en el #reto #febrerosinedulcorantes de @victoriapenafiel
#autoestima #quererse


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s