Atrévete

No encontrabas el momento. Callaste.

Lo que tenías que hacer era demasiado importante.
Lo aparcaste para encontrar la inspiración suficiente.

Era un sueño.
Y te quedaste asustado esperando un empujón para lanzarte.

Me miraste. Intensamente. Como si una mirada fuera todo, suficiente. Y nos perdimos en el reflejo, el uno en el otro.

A veces el silencio hace demasiado ruido en tu cabeza pero es solo vacío al otro lado.

Que suerte que más allá del reflejo, los silencios y los miedos encontraste el momento, te lanzaste a hacer aquello que era tan importante aunque no alcanzara la perfección y te metiste a manos llenas a fabricar tu sueño aunque pareciera inalcanzable. Que suerte que las miradas tuvieron voz. Y que aquel reflejo se convirtió en imagen.

Que suerte que te atreviste.

O no, no fue suerte.
Fuiste tú, que saltaste la barrera.

PD: atrévete. Así se construyen amistades. Amores. Sueños. Vidas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s