Ayer fue un día triste (muerte de una mascota)

Ayer fue un día triste.
Ayer murió uno de nuestros dos hámsters y la pena nos invadió a toda la familia.

La muerte de una mascota es a veces el primer contacto real de un niño con la muerte y es difícil explicar que ese animalito que ayer correteaba por la casa en su bola, hoy ya no está.

Llorar y acompañar en la pena y la despedida, sin restar importancia a los sentimientos, sin esconderlos, qué más se puede hacer.

Respetar el dolor que sale hacia afuera. Y el que se queda hacia dentro. En silencios, en conversaciones triviales. Porque cada uno vive el dolor y la despedida a su manera. Cada gemelo lo afrontó a su modo.

Yo también lloré. Por el hàmster. Por el dolor de un hijo. Por limpiar el alma y permitir que poco a poco vuelva esa sonrisa inmensa que contagias.

Ayer fue un día triste.

La vida también es eso. Tristeza. Despedida. Afrontar realidades que no nos esperamos ni deseamos vivir.

Ayer, fue un día triste.

Esperamos que hoy, poco a poco, recuperemos la sonrisa.


4 respuestas a “Ayer fue un día triste (muerte de una mascota)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s