Un hogar normal

Querida amiga, la normalidad está sobrevalorada. Y sobredomensionada. Has querido luchar por un hogar “normal”. Y luchar está bien pero hay veces que es mejor tirar la toalla y tener fuerzas para construir algo nuevo, brillante, feliz. Querías una familia “normal”. Pero… Qué es eso? Te lo pregunta la chica que vivió en la casa de campo sin agua ni luz corriente, la que se casó del brazo de dos padres. La que tiene cuatro hermanas que no todas son hermanas entre sí pero que se quieren como si lo fueran. 

Dónde tú estés con tu sonrisa, está el hogar
Dónde tú estés con tu sonrisa, está el hogar

Si te digo la verdad, creo que la normalidad no existe. La construimos cada uno a nuestra manera. Son los padres, la normalidad. Ellos se lo guisan y tú, como hijo, te lo comes. Así que más vale que tus padres sepan cocinar una normalidad -una rutina- más o menos digerible, tranquila y feliz. 

El hogar no son dos personas y cuatro paredes. A veces sí, pero no siempre. El hogar eres tú y tu sonrisa franca, tu política de brazos abiertos y barra libre de besos, tus cuentos antes de ir a dormir, el hogar eres tú. Y esa es la normalidad importante. 

Y aunque sé que a veces estamos tan lejos estando tan cerca, sílbame, como decía Rigodón, cuando en un día  flojo te cuestiones si haces bien, porque no supiste construir un hogar y una familia normal. Porque te recordaré que la normalidad es todo, que no existe, que son los padres, y que el hogar es donde tú sonríes. 

La familia y la normalidad
La familia y la normalidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s