Pequeños placeres de la vida sencilla: comprar libros.

Siempre vamos por uno y salimos con tres, o cuatro. Uno para regalar o estudiar o lo que fuéramos a buscar y alguno más de regalo. Porque regalar palabras escritas es también un placer.

Como decía Pol ayer, “qué bien huelen las librerías”. Y es que ese olor de papel y tinta debería hacerse perfume de felicidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s