Cuando se va un padre

Querida amiga, 

Cuando se va un padre, queda un hueco infinito. Donde hubo juegos, risas y complicidades sólo queda una pequeña luz al fondo, donde la encendieron los besos. 

Qué puedo decirte que no esté desgarrándote en sentimiento vivo. Al hueco poco le importa si esperabas o no que llegara el momento. Al hueco lo que le falta es esa presencia que tantas veces dimos por supuesta. Al hueco le falta voz, y guiños, y un abrazo. 

La luz que dejó como un camino de pequeñas migas de pan para reencontrarte a ti misma está ahí al fondo. No se apagará por mucho que te dejes invadir por las lágrimas y la futilidad de esta vida tan frágil. Está, la luz, y algún día te ayudará a iluminar de recuerdos brillantes ese hueco infinito que deja un padre cuando se va. 

Un abrazo, 3a.  

Anuncios

2 thoughts on “Cuando se va un padre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s