Que el frío te pille abrigado 

Que el frío siberiano te pille abrigado. Con abrigo de ropa cálida, con abrigo de techo, pared y calefacción que puedas encender y pagar. Que te pille abrigado, el frío de Siberia o el del Polo Norte. Porque si te pilla refugiado pero sin refugio en esta Europa cuna de los derechos humanos es posible que mueras pajarito de frío. De frío en los huesos, en la sopa, inexistente, y fría, pero sobre todo frío de indiferencia, de haverte convertido en un titular manido, frío de ser noticia por tu inerte anunciada… de frío. 

Que el frío te pille a resguardo, con calorcito de ropas y calefacción (que puedas pagar). Pero sobre todo con calorcito humano. Del bueno, del de abrazo y puertas abiertas, del de “te invito a un café, y si se encarta a una cena, calentita, casera, buena”. Que te pille con recursos, en el armario, en el bolsillo, y sobre todo humanos.

Que el frío te pille abrigado. 

Que el frío te pille abrigado
Que el frío te pille abrigado
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s