Directo desde la cama: pequeños secretos para ser feliz

Shhhhh… Aquí un post directo desde la cama, recién despertada, los pelos de loca desparramados y sintiendo las sábanas limpias sobre la piel desnuda. Hay algún instante más feliz? Más que oír en el piso de abajo a tus hijos reír con tu amor y saber que lo pasan bien mientras dejan dormir a mamá “que ayer trabajó hasta muy tarde”? Más que rozar tus pies desnudos y estirarte, despedazarte, mientras piensas en escribir este post con alevosía sabiendo que nadie sabe todavía que te has despertado? 

Estoy disfrutando del momento. Veo los rayos de sol colarse entre los agujeros de la persiana y muero de amor. Sé que tú la has cerrado para respetar mi descanso mientras te has llevado a los mellizos a divertirse a otra parte y por ese detalle te quiero aún más si cabe. 

Me estoy anticipando al café con leche de grano recién molido. Al pan tostado con tomate y aceite. A ir sigilosa al lavabo antes de anunciaros mi presencia. Y quizá leer un capítulo de la novela de la biblioteca. Sí, en papel, para pasar páginas… Pero esa es otra historia… 

Shhhh, escribo este post directa desde la cama en una casa donde nadie sabe aún que mamá está despierta y voy a disfrutar de mi momento un rato más. Solo un instante. Si esto no es la felicidad, se le parece mucho. 

Anuncios

One thought on “Directo desde la cama: pequeños secretos para ser feliz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s