Las vacaciones en familia construyen recuerdos

Las vacaciones en familia son para el RECUERDO.

Ellos, mis hijos, aún no lo saben. Pero dentro de algunos años el verano les sabrá a camping y bungalows. Les olerá a toboganes, piscinas y mar. Tendrá el color de las catedrales (taaaaaan aburridas de visitar, pero qué les gustarán de pronto tanto cuando vean un arco gótico bien apuntalado). Las vacaciones sonarán a grillos y chicharras, a pinos que se mueven con la brisa y alguna tormenta de verano. Su tacto será como aquellas fresas con chocolate o la enésima crêpe. Se derretirá su sabor de helado en la boca mientras sopla un viento nostálgico cargado de juegos de mesa, partidillos de fútbol con desconocidos en todos los idiomas y de todas las edades.

A veces propongo una visita a una ciudad medieval o un museo y protestan. Prefieren el tobogán. Y sin embargo, les encantará recordar. Narbone, Carcassonne, Le Barcarès, las playas, los lagos, la montaña, las conchas, las puedas recogidas, las listas de Spotify para el viaje en coche, los karaokes del camping, el espectáculo de hipnósis que tanto nos hizo reír…

Ir una semana al camping solo los cuatro es el colofón perfecto para dos meses de viajes para ver a la familia, disfrutar de abuelos, tíos y primos y paisajes de todo tipo. Ahora sí, estamos listos para la vuelta al cole. Y para seguir construyendo recuerdos. Porque al final, eso es lo que nos queda.

Y vosotros, ¿habéis construido bonitos recuerdos?

PD: ver Reels en Instagram


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s