Contigo mismo (pensar en el tren)

En la penumbra de un tren el tiempo se cuela en el pensamiento.

Es como una transición.
Como un viaje de ti hacia tus anhelos. De pronto, tienes un espacio para reflexionar. Para valorar y sopesar. Para recordar. Para prever. Para planificar. Hay algo mágico en el traqueteo de un tren que acompaña ti pensamiento mientras miras el correr el paisaje por la ventana.

A menos que duermas.

A menos que las pantallas te abstraigan de pensar en lo importante.

A menos que no quieras aprovechar el viaje y el traqueteo para hablar contigo mismo.

Pero… Shhhhh, te voy a contar un secreto… Si en la penumbra de un viaje en tren no encuentras espacio para escucharte porque te da miedo oírte o porque te cansas a ti mismo como aquel que fue a buscarse a la India y volvió hastiado de quién descubrió ser, lo cierto es que se avecinan tiempos difíciles para ti y tu sombra. Más que nada porque no puedes deshacerte de ella y en cualquier viaje en tren, mientras miras por el paisaje que corre, el tiempo se puede colar en tu pensamiento. Y no tendrás escapatoria. Tarde o temprano tendrás que hablarte.

Porqué no hablarte ahora. En la penumbra de un tren.


2 respuestas a “Contigo mismo (pensar en el tren)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s