La amabilidad moverá el mundo

Como el rocío. Hazte imprescindible sin mucho ruido. Deja un reguero de agua viva a y paso.

Aporta tu valor al día a día de tu entorno. Lo que a ti te parece insignificante es en realidad esencial; como esa sonrisa que te sale natural o esa frase de aliento que sueltas sin darte cuenta.

Contribuye, forma parte de un equipo, sa tus fuerzas a otras para crear una inercia imparable.

Sé amable. En tus gestos y tus palabras. Todo se puede hablar con amabilidad. No hace falta ir arrasando a tu paso.

Sonríe.

Abraza.

Escucha.

Busca apoyo y da impulso, todo a la vez.

Sé rocío, sin escándalos, pero presente, constante, parte de aquello que brota a tu alrededor.

La alternativa es encerrarte en tu mundo y no contribuir más que a tu jardín hasta que seas un vergel en medio de un desierto. Y eso, me temo, es demasiado solitario para ser un plan de futuro con final feliz.

Sé rocío. O sol. O tierra. O aire que mece. O planta que crece… Lo que quieras. Pero sé amable. Porque la amabilidad moverá el mundo (hacia un lugar mejor).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s