Y que nadie nos quite la sonrisa

Y que nadie nos quite la sonrisa.

Ni siquiera nosotros mismos.

Ni aquel que opina sin conocerte.

Ni el que te conoce y te da donde más duele.

Sonriamos a la vida.

Y lloremos cuando haya que llorar a cántaros.

Y gritemos cuando el silencio sea una losa.

Y saltemos cuando de piedras esté lleno el lodazal.

Cantemos. Juntos.

Se pa ra dos…

Sonriamos, aunque la autocrítica sea nuestro peor enemigo.

Sonriamos,

aunque las arrugas nos nublen la mirada.

Sonriamos,

desde la comisura a las entrañas

de la mirada.

Sonriamos,

mientras volamos o durante el naufragio,

como si la sonrisa fuera un bote salvavidas.

Que pase la vida

con sus altibajos…

… Y que nadie nos quite la sonrisa.


2 respuestas a “Y que nadie nos quite la sonrisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s