Yo no quiero un amor romántico: yo te quiero a ti.

Querido Amore,

Nosotros no somos de celebrar San Valentín. Y aún así, aunque el día de los enamorados es cada día, y si no mal vamos, siempre cae algún detalle ni que sea para decir, sin darlo por sentado, “te quiero”.

No somos de San Calcetín, como lo llama mi amiga Rosa. Somos más de rosas y libros en Sant Jordi. Más yo que tú, todo sea dicho, pero te adaptas y me coges de la mano aunque odies estar entre la multitud mientras te arrastro de tenderete en tenderete buscando un libro o dos.

Nosotros no somos de los “días de” y aún así, a quien queremos engañar, caemos en todos. Los enamorados, las madres, los padres y Los Santos por los que sea menester brindar por la vida.

Querido Amore, en este día de San Valentín deja que te regale una velas para iluminar un deseo de piel contra piel. Deja que te dedique una frase ñoña sobre lo favorita que es nuestra historia cotidiana. Deja que te desee feliz días de los enamorados, aunque tengo que decirte alto y claro…

Te quiero, mi enamorado. Pero como se quieren las personas que son enteras y diferentes y se respetan y aprecian por ello.

Te quiero, a ti, pero sin amor romántico por medio. Sin lagrimas ni desplantes ni silencios o despreciéis que te hacen sufrir. Sin la idea (absurda) de que quien bien te quiere te hará llorar. Y si me hace llorar que sea de emoción. O porque ha sufrido, quien bien me quiere, y su dolor es mi dolor, y su no estar es mi sufrimiento.

Pero no, Amore, yo no quiero un amor romántico. No quiero ser tuya. No quiero que seas mío. Quiero que seamos, juntos. En nuestra divergencia. Cada uno con sus cosas, las buenas, las malas y las regulares.

Yo, Amore, no quiero un amor romántico del que cela y vela, del que persigue y duele, del que controla y pide exclusividad, del que chantajea para recibir amor, del que se sume en la melancolía del “no me escucha, no sé qué piensa”.

Yo Amore, quiero un amor de somos dos y en el camino nos hacemos buena compañía. Un amor que comparte, que respeta, que satisface, que ríe, que enaltece, que empodera, que da alas, que deja libre.

Yo Amore, no quiero un amor romántico. Te quiero a ti.

PD: El detallito del bote de cristal con velas y la frase sobre madera es de Muy Mucho. Este no es un post patrocinado, pero me gustan los detallitos de la tienda y por eso los comparto 😉


One response to “Yo no quiero un amor romántico: yo te quiero a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s