Improvisando

A mí me gusta improvisar. Dejar que las cosas surjan, sobre la marcha, sin presión, coincidir… Es muy latino, eso de improvisar. Muy de isla, también. Y yo soy de las dos cosas. 

Una amiga que vivió en Washington lo pasaba fatal: todo estaba agendafo a dos y tres meses vista: tomarse un vino a la salida del trabajo, un cumpleaños íntimo, un paseo por el parque… Todo demasiado estructurado y sin margen para el error, qué presión, le costó entrar e integrarse en un grupo de amigos una barbaridad. A menudo le entraba la morriña de quedadas improvisadas y de esas cañas que se transforman en un vente a cenar con posibilidad de quedarse a dormir si la cosa se encarta… 

Creo que yo también echaría mucho en falta la improvisación, de hecho del salto de vida de la isla a la gran ciudad ya me cuesta, y encima ahora hacemos cambalaches para juntar agendas programadas e improvisadas de trabajo y propias con las infantiles, gajes de la maternidad… 

Grandeza momentos y amistades de mi vida se los debo a la improvisación. Como ese chico del autobús de Suiza a Barcelona que acabó siendo el francés perdido en la cuidad Condal con guía ibicenca. Como ese pues vente y vemos que acaó siendo un amante bandido, como ese músico que me robó el corazón tras improvisar un baile entre desconocidos, o el grupo de literatos aficionados, o las mejores fiestas que recuerdo… 

Será la isla. 

Será el padre hippy. 

Será el aire Mediterráneo. 

Será… 

A mí me gusta improvisar. Y rezar, tú improvisas, yo improviso, y por el camino nos encontramos. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s