Siestas de manta y sofá 

Querido Papá Noel, Queridos Reyes o quién tenga a bien hacerme un regalo: yo solo quiero siestas de manta y sofá. Lo sé, suena perezoso, suena barato, gratis, casi cutre. Lo sé, las siestas no le sientan bien a mi humor sobre todo si me levantan sobresaltada. Pero mi regalo tiene truco, y es un gran regalo, en realidad. Porque hacer una siesta de manta y sofá implica muchas cosas buenas, esas de la felicidad cotidiana y bla, bla, bla. Hacer una siesta se sofá y manta implica: 

  • Tener un sofá. Mullido, confortable. Si no, a ver quién puede dormir. 
  • Te tapas con la manta, suave, que huele a limpio, y estás calentito porque además tienes un techo sobre la cabeza. Porque la calefacción funciona. 
  • Tus hijos juegan entretenidos, sin muchos dramas. Y duermes porque puedes estar tranquila. Todo va bien, no hay malos humos, gritos ni nada que enturbie el descanso. 
  • Hay paz. A lo grande… Si no, no estarías echando la siesta con peligros, bombas, hambre o precariedad… 
  • Tienes tiempo. Si no a ver qué carajo de siesta es. Tienes que poder adormilarte, oírlo todo en duermevela, soñar y despertarte poco a poco. 

Ah, ves? No era un regalo tan banal. Es un regalo de paz, tranquilidad, normalidad, amabilidad… Puedo, Papá Noel? Reyes Magos? Puedo una siesta de sofá y manta? La felicidad, era esto. 

PD: es perezoso, sí. Pero en este mundo occidental acelerado, reivindico la pereza, y hasta el aburrimiento… 

Como dice Barattini, “quiero dejarme llevar por el delicioso sopor”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s