Dedica un poema

De casualidad me he topado con un poema que dediqué hace tiempo en un momento especial. De vez en cuando me pasa, dedicar poemas, digo. Y reencontrarlos. A veces es para un momento especial, a veces porque sí, a veces míos, la mayor parte del tiempo ajenos pero hechos míos… Es bonito dedicar poemas. Y recibirlos aún más, es como algo pasado de moda que nos da vergüenza admitir que nos gusta, pero gusta. Hoy he reencontrado un poema de Gioconda Belli sobre la vida, la entrega, el amor… Y con cierto pudor pienso que quizá si hoy lo recomparto con vosotros, puede que os llegue al alma y os haga pensar lo bonito que es este martes y que alguien en el mundo te quiera sin freno ni mesura -sí, alguien hay ahí fuera que te quiere, estoy segura, piensa bien-. 

Quiero tener ese hijo tuyo, amor. Dárteme desde dentro de mi vientre en una nueva prolongación de tu inmortalidad. Mostrarte hasta dónde puede crecer mi vida, como un árbol, si tú la riegas; hasta dónde puedo llegar a dárteme en todas las formas, en todos los momentos conscientes e inconscientes, llegar a ser tu río, tu sombra, la almohada suave donde apoyar tu cabeza, el viento, el mar, la risa, la mañana, tu cama, tu suelo, tu mujer. 

Gioconda Belli

Prueba, dedica un poema. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s