Una casa ordenada te hace más feliz 

No soy una forofa del orden. De hecho soy tirando a vaga y cualquier plan vagabundeando por el mundo me parece mejor plan que recoger y limpiar. Menos mal que me sale la vena hippy ibicenca en este aspecto porque con dos niños sufriría mucho si fuera una obsesa del orden. 

Pero también es verdad que de pronto un día me da por ponerme a ordenar y redecorar  como una loca. Suele coincidir con mi ovulación (curioso, lo he descubierto con el tiempo), con la primavera o en general los cambios de estación, y con las visitas! Confesad, también ordenáis cuando tenéis invitados. No pasa nada, es normal, piensa el ladrón que todo el mundo es de su condición y por eso corres a ordenar los cajones del baño, sabes que los van a abrir y a mirar dentro.

En cualquier caso y sea por el motivo que sea, ordenar, tirar, limpiar y redecorar cansa pero da una enorme satisfacción. Hasta que el niño de turno decora tu salón reluciente con Spiderman y un despliegue de cromos. Entonces se abre la veda a volver a tener la casa hecha unos zorros y a salir hacia el chiringuito para no verlo. Pero esa es otra historia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s