El cachondeo

El cachondeo -entre iguales- es bueno. Denota confianza, amistad, conocimiento… Y me encanta! Nos hace reír a todos, así que porque no reírnos hasta de nuestra propia sombra. Que dice mi amiga que su novio quiere boda en la playa… En bikini! Y mira, ya tenemos modelitos burkini hasta para los invitados cuarentañeros, que no están los cuerpos para bodas en bikini de flecos. 

Otros andan preocupados por la amenaza de lluvia para un fin de semana de fiesta de cúmplenos histórico. Pero oye, que hemos pensado que ir en catiuscas y bailar Singing in the rain con paraguas de colores y lunares puede ser hasta divertido y memorable. 

Y entre cachondeo y cachindeo la vida sigue. Y si llueve, charquea! 

Si llueve, charquea: originalmente publicado en “En 1000 palabras”. 

Nada que añadir… Que todo tiene un lado positivo. Que si la vida te da limones, hagas limonada. Que todo tiene alguna salida. Y que si llueve, ¡charquees! 

¿Te acuerdas de lo divertido que era saltar en los charcos? Con botas o sin ellas, aunque luego estuvieras empapado y tuvieras frío, era muy divertido, ¿verdad? Pues eso… Que los niños son muy sabios, por lo menos en su modo de enfrentar la vida. Y cuando se caen, se levantan. Y siempre encuentran algo que hacer con lo que la vida les pone delante. Esa es una muy buena actitud.
No, no, todo me va bien, gracias 🙂 
No, tampoco me ha dado un ataque de positivimos exacerbado. Yo, ya lo sabes, también me canso de mensajes positivos todo el rato y sin ton ni son. Pero también es verdad que de vez en cuando viene bien acordarse de aquello de que la actitud es importante. Y que ante una misma situación, no es lo mismo ir por la vida con la cabeza gacha para recibir más collejas o con la cabeza bien alta para ver la oportunidad. Además, hay cosas que han de pasar y tampoco tienen gran solución más que pasarlas. Es triste, pero es así.

No, tampoco digo que no tengas que permitirte estar triste, es muy importante poder estar triste, saber estar triste, y luego seguir adelante. Y como escuché recientemente en un curso de inteligencia emocional, cuando estamos tristes es porque estamos pensando, es un estado necesario para poder sacar punta a lo que nos sucede, tomar decisiones y seguir adelante.

Así que esta semana me ha parecido una buena manera de empezar… Es mi versión positivista de la vida.
Si llueve, charquea. 

¡Y a disfrutar de la semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s