Detalles que lo son todo…

He encontrado un huevo de Pascua. Dorado. Solitario. De chocolate. Perdido en un rincón de la cafetería. 

– Señora, creo que un niño ha dejado olvidado su huevo- digo devolviéndolo al mostrador. 

– Lo ha encontrado! – me aplauden las dependientas sonriendo condescendientes – Es para los clientes que los ven. 

Tralerín, tralerón, un poco avergonzada por mi inocencia pero muy contenta me he ido con mi huevo a otra parte. Qué duda cabe que recordaré esta cafetería, que me han hecho sonreír y ser feliz y que los detalles, importan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s