#yomequedoencasa: Día 6. Mejor. No perfecto. Pero mejor.

Hoy mejor… Sexto día de #yomequedoencasa y hemos conseguido poner orden en el teletrabajo de padres profesorizados y niños de paciencia infinita con el encierro y con sus padres peñazo.

Hemos conseguido hacer deberes sin discutir (ni mucho ni muy fuerte, que tampoco quiere decir cero, no seáis locos). Y hemos conseguido teletrabajar (a trompicones, no nos vamos a engañar).

Creo que fundamentalmente el cambio ha venido de que me he resignado a tener que poner en pausa el contador de tiempo (sí, fichamos) varias veces durante la mañana para explicar una duda ortográfica, corregir un texto, responder una pregunta, bajar a merendar al patio y respirar aire o bailar una canción de Spotify que nos gustaba especialmente para luego seguir cada uno con sus tareas. Di que también nos hemos ido repartiendo con el pater y que parte de la tarea de hoy era estar frente al ordenador aprendiendo a teclear “tan rápido como tú” con un fantástico programa remoto y gratuito de mecanografía para niños. Vamos, que he rebajado expectativas.

Porque total, si en mi cole no nos envían ni indicaciones ni vídeos ni tenemos clases remotas ni tableros virtuales ni nada, no veo porqué tengo que ir yo estresada como pollo sin cabeza por la casa intentado llegar a todo. Que a veces se me olvida que no soy superwoman y todo eso.

Así que, tal como auguraba ayer, hoy más, y mejor. Y encima ha salido el sol y podemos asomar la cabeza por el balcón como tortugas en busca de luz y vitamina D.

Que no nos podemos quejar. Que hay gente que tienen casas o pisos minúsculos sin luz ni balcón. Familias que se llevan a matar y se ven obligadas a compartir espacio (no quiero ni pensar en qué pasa en casa de personas maltratadas, poco se habla…). Que estamos más o menos bien avenidos (y nos organizamos como podemos). Que tenemos Internet, móviles, ordenadores, tablet, consolas, tele, libros, juegos, sofás, comida, agua corriente y un largo etc. que nos hace la vida fácil.

Creo que, de todos modos, luego voy a ir a comprar cuatro cosas a ver si acabo de despejarme y cojo fuerzas para una semana más de encierro. Que esto va para largo y hay que hacerse a la idea.

Hoy hemos aplicado una idea instagramera cool de las que tengo amontanadas a ver si me da tiempo a llevar a cabo toda la lista (cuando acabe todo esto): dibujar el coronavirus en la mano para ir limpiándonos las manos regularmente durante el día. Si lo conseguimos, punto. Y si tenemos todos los puntos de la semana, premio (a definir, francamente).

Así que desde el sosiego y la resignación, enviamos un fuerte abrazo y mucha, mucha, mucha fuerza a todos aquellos que están luchando con uñas y dientes contra el bicho por todos nosotros. Desde el personal sanitario al de limpieza o cocina, los transportistas de mercancías o personas, los que mantienen las tiendas de víveres o farmacias abiertas, los que fabrican todas esas materias primas… Vamos, que podemos. Que nosotros sí que nos quedamos religiosamente en casa a ver si así todo se nos hace menos cuesta arriba. GRACIAS DE CORAZÓN. (No me cansaré de repetirlo estos días).

#febrerolocomarzootropoco #amarzoentiemposrevueltos #hayqueserpositivo #padresehijos #paciencia #teletrabajo #teletrabajoconniños #yomequedoencasa #quedateencasa #nadiedijoquefuerafácil #diariodeunencierro #covid19 #coronavirus #juntospodemos #muchafuerza #muchasgracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s