La barriga (hay que quererla)

¿Qué pasa con la barriga, señoros? ¿Por qué hay que coger una foto en la playa de una actriz y publicarla en un medio “deportivo” para criticar que esa mujer tiene “barriga” como algo despectivo? Resulta que Scarlett Johansson está preciosa en la foto y tiene un estómago algo más abultado que en el pasado pero que está estupenda. Y aunque no lo estuviera…

¿Por qué tanta manía con decidir cómo ha de ser el cuerpo de las mujeres para resultar atractivos a los señoros del mundo?

Os voy a decir un par de cosas de mi barriga.

Mi barriga tiene 43 años. Y lleva todo ese tiempo alimentando a mi cuerpo y siendo el centro del mismo.
Mi barriga ha dado cobijo a dos personas a la vez y les ha permitido crecer hasta que pudieran ver la luz.
Mi barriga nunca ha sido plana, y no le ha hecho falta para ser besada y deseada.
Mi barriga ha bailado danza del vientre con orgullo y cascabeles.
Y salsa.
Y otros muchos bailes.
Mi barriga ruge cuando tiene hambre y sabe también temblar de deseo.
Mi barriga, señoros, es mía. Como mis tetas, mi culo o mis pies. Y ya es triste que la mire a veces con tristeza o desprecio porque otros señoros (y señoras) me hayan hecho creer que está mal como está solo porque no se ajusta a un canon que nunca cumplió.

Querida barriga, perdona. Sé que andamos a la greña muchas veces y que no los gusta cómo nos queda la ropa. Por salud te cuidaré y haremos que todo siga en orden. Pero prometo dejar el desprecio lejos de mi mirada porque después de todo lo vivido juntas, ni tú ni yo nos lo merecemos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s