La intimidad en el baño o la felicidad

La intimidad en el baño, ese temazo. Temazo cuando tienes hijos, o pareja, o familia numerosa, ¡y un solo cuarto de baño!

Yo no sé si sois pudorosos con la intimidad o si guardáis las distancias con vuestra pareja para mantener la chispa y el misterio. En mi casa hace tiempo que perdimos la vergüenza por la ventana junto a los efluvios ajenos, que por mucho que quieras a alguien, cuando huele mal, huele mal.

Los niños nunca han conocido el pudor. Primero me los llevaba en pack a todas partes para no quitarles ojo. Y es que para una vez que dejé a los dos bebés en sus amacas bien atados mientras me duchaba a la velocidad del rayo, se balancearon hasta volcarse y me los encontré como escarabajos patas arriba 😱

Luego, cuando los mellizos caminaron, me perseguían hasta el baño y justo en mis moment is más íntimos o uno u otro tenían algo muy importante que contarme. Se sentaban a lo indio en el suelo frente a mi y en una ocasión hasta trajeron una silla para recitarme el poema aprendido en el cole. Una vez eché el pestillo y cadí tiran la puerta abajo.

En fin, la puerta del baño de mi casa está siempre abierta y aquello parece una estación de tren el hora punta por las mañanas. Mientras me ducho, uno está en la taza de water con sus cosas – qué bien que dejas la taza calentita, mamá-, otro se peina, otro se afeita, el que estaba en el water le cede el turno al del peine y se va a cepillar los dientes… Y así.

Y entre la cacofonía – no penséis mal y buscad el significado si os suena maloliente- de actividades y conversaciones, música, siempre. Para cantar en la ducha, mal, que el agua disimula. Y aunque ya is he recomendado a Pomplemoose en el pasado, mirad qué nuevo mashup de très típicas canciones de ducha… ¡Me volvería a meter de nuevo bajo el chorro si no fuera que ta llego taaaaaarrrrdeeeeee!

Música… Para bailar, mientras te cepillas los dientes. Nuevo temazo de Chemical Brothers… A ver quién es el guapo que no se menea…

Música… Para ir poniéndote en situación si has quedado y estás en pleno proceso de remodelación.

Es una constante en mi vida. Los baños compartidos. Con mis cuatro hermanas de pequeñas y con un solo baño no os explico lo que era arreglarse para ir al instituto o para salir. Y en el piso de estudiantes, las mejores conversaciones las tuvimos en el baño mientras cada loco estaba con su tema.

Los baños de puertas abiertas son síntoma de buen rollo y felicidad, ¿o no?

No imagino qué haré cuando los polluelos crezcan y abandonen el modo. ¿Me adaptaré al síndrome del cuarto de baño vacío?

22/28 #febrerosinedulcorantes19 #febrerosinedulcorantes #baño #momentobaño #intimidad #maternidadreal #lafelicidaderaesto #lafelicidaddelaspequeñascosas


6 respuestas a “La intimidad en el baño o la felicidad

  1. En casa, entre las intolerancias y varios problemas de colon, el pudor en el baño hace mucho que se olvidó. Eso si, con un solo baño no podríamos estar muy tranquilos y cuando compramos casa buscamos con dos para evitar arañazos en las puertas. Buen tema, me gusta!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s