La vajilla

Nunca me gustó especialmente lavar los platos, me desagradaban sobretodo los cubiertos, casi tanto como tender calcetines, qué pesadez! Pero desde que tengo lavavajillas, limpiar los platos cuando estoy sola, son pocos y dada la ocasionalidad de la tarea, me relaja y hasta me gusta. Tiene algo de momento para uno mismo. Y es placentero ver la espuma limpiar y poner platos brillantes en el escurridor a secar. En general limpiar sienta bien. Los pensamientos, las relaciones, los sentimientos, todo debería ponerse en remojo con una buena cantidad de espuma y una vez quitada está bajo el chorro de agua, puesta a escurrir para que desaparezca lo sobrante y poder volver a empezar. Cosas que piensa una estando sola en casa u limpiando la vajilla 😉 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s